jueves, 28 de noviembre de 2013

Vaho

Coleccionamos sentimientos y situaciones que siempre serán nuestra tarea pendiente, como ese trabajo de fin de grado que sabemos que no vamos a presentar aunque nos cueste 4 largos años de carrera; tenemos y tendremos tendencias, gustos y placeres inconfesables que sólo gritamos en nuestro fuero interno y perpetramos en la soledad; somos mapas indescifrables y tatuajes incomprensibles en un terreno que rechaza nuestra tinta pero que en el que luchamos a toda costa para que el agua no disuelva; somos miedos, rumores, privilegios inmerecidos y karma buscado y bien pagado; somos esos copos de nieve que caen a destiempo y somos la mejor de las coincidencias o fruto del destino. Somos y seremos miles de sonrisas compactas en un CD marcado con las miles de lágrimas que también conforman nuestra B.S.O. Fuimos, somos y seremos…
Vale, hasta aquí.
Sabemos lo que somos, somos lo que queremos (o lo intentamos); fuimos en un pasado imborrable y fijo, marco de fotografía a blanco y negro con contexto capaz de devaluar nuestro presente haciéndolo intangible o por lo menos otorgando la seguridad de lo conocido, restando la sorpresa de los finales ya pactados por los errores y triunfos de nuestros mejores éxitos, como una compilación de los número 1 de los 40 Principales.
Qué inseguridad nos da no conocer, no planificar, ni ser conscientes de los pros y contras del futuro que tenemos a la vuelta de un “hasta mañana”; nos jugamos la vida en cada pestañeo, en cada escalera y en cada ducha. ¿Si muero mañana, me sentiré orgullosa/o de lo que hicimos hasta esta noche?. La vida se escapa de los pulmones mientras exhalamos la indignación pasiva de quienes dejamos que otros/as decidan por nosotros/as y que juegan en la Liga Mayor sin pasarnos el balón, como a los/as niños/as taciturnos/as y callados/as del final de la clase; se nos evapora mientras escuchamos en modo repetir nuestros “hits” para bailarlos al son de la coreografía de siempre, añeja y pasada de moda; cedemos nuestra custodia del mañana a la élite política que excarcela a violadores, terroristas y criminales (mientras les pagamos una pensión por desempleo, porque… Pobres! ¿Cómo si no van a continuar sus vidas felices y contentos/as?), que votan las nuevas pésimas reformas educativas sabiendo de antemano que van a ganar por mayoría… Ya ni los puntos suspensivos son capaces de recoger la ingente cantidad de basura que dejamos generar para el próximo fin de semana sin tener en cuenta que el hedor tapará nuestras fosas nasales y nos será imposible volver a cantar nuestro cómodo pasado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario