viernes, 6 de diciembre de 2013

Frenesí

Abrir los ojos y contemplar el sabor dulzón de los sueños cumplidos y los deseos satisfechos recogidos en sonrisas permanentes imposibles de desvanecer por el escandaloso e impertinente sol. Buscas pero no encuentras más recuerdos que los que se esculpen en la piel a golpe de besos como si de “Los amantes” de Rodin fuéramos discípulos; caricias nacidas de la concepción de la vida y el placer, de las ansias y las respiraciones entrecortadas que atraviesan el aire denso y brumoso, resultado de la ausencia de visión, fruto del enajenamiento de la consciencia y la conquista de poder del “yo”.
Texturas y movimientos ligeros que ralentizan la muerte y la ridiculizan obligándola a abandonar la neblina que recubre los cuerpos básicos y despojados de vocablos sustituidos por promesas que ascienden al techo como si de una señal de humo de reproche al tiempo y al espacio se tratara. Miradas que desarman voluntades incapacitadas para reaccionar ante tan absoluta belleza esparcida por el suelo, generosa y bondadosa, dotada de infinitos y presa de la pasión desbocada y sin jinete que se escapa de las pupilas encendidas por la luna con la sonrisa plagada de posibilidades.
Ni la muerte ni el tiempo juegan en esta partida de ajedrez que ya tiene los movimientos pactados por los hilos del destino que mira desde lejos sabiendo cuál es el desenlace, un final como los que sólo puede suceder en el cine.

2 comentarios:

  1. Abrir tu blog y tener muchas sensaciones al leerte, hace que me sienta feliz de vivir en este mundo para poder disfrutar de esto, de tus textos, de tus palabras, de tus pensamientos que compartes con nosotr@s. Orgullo es lo que siento o sentimos todas las personas que tenemos el placer de conocerte y de leerte.
    Hermoso texto!
    JAF

    ResponderEliminar
  2. Nada es comparable a la enorme satisfacción que siento al ver que alguien ha comentado algo tan sentido en cualquiera de mis textos.
    Gracias a personas como tú es que sigo intentando chapotear con las palabras.

    Sinceramente,
    Sandy Lilian A.

    ResponderEliminar