viernes, 1 de noviembre de 2013

Lo único que nos queda.

Ya nos hablaban Shakespeare y Calderón de la Barca de un algo llamado “Sueños”. Tenemos sueños de caramelo, de gominolas o de ilusión; estamos donde estamos por perseguirlos o por abandonarlos. Nos podemos resumir, a grandes rasgos, en sueños y pasiones.
Nos convertimos en animales por la pasión y en valientes por nuestros sueños, nos levantamos cada mañana para rodar por el césped de los ideales y tropezar hasta con nuestros propios cordones. No hay nada más fácil que caer, pero incluso para caer hay que tener arte, que si no, nos rompemos los huesos. Sin embargo, como seres humanos que somos, preferimos caer por nuestro propio pie a dejar que nos tiren al suelo; entonces, si poseemos tal orgullo y nos es sencillo envalentonarnos, ¿Por qué nos quedamos quietos esperando a que corten nuestros sueños como si fueran Jason de Viernes 13?.
Cuando nos lo han quitado casi todo, ¿qué más podemos perder? Nuestra capacidad de soñar, de reír, de besar, de amar y, sobre todo, de perdonar no le pertenece a nadie sino a nosotros/as mismos/as.
Que se queden con el dinero, con las pensiones, con las leyes, con las mentiras, con las medicinas, con las fachadas, los engaños y con las fronteras; pero jamás con ese cosquilleo en el estómago al escuchar la canción que nos hace cantar hasta hacer llover; con el bum-bum del corazón al verla/lo sonreír, al sentir su calor, su tacto, su olor… Jamás podrán robarnos la sensación de las gotas de agua tocando implacables nuestra piel o las carcajadas que se gestan en las entrañas para subir por el pecho y chocar con una realidad que poco a poco deja de pertenecernos.
Cercenan nuestras manos con delicadas incisiones precisas e incesantes para que no podamos empuñar las espadas que los derrocarían de sus lúgubres pedestales, limitan nuestros sueños para que no podamos ver más allá del ficticio bienestar que nos venden y que compramos con cantidades ingentes de conformismo bañado en decepción e inmovilidad.

Nos pueden despojar de todo salvo de nosotros/as mismos/as, porque como decía Shakespeare: “Estamos hechos del mismo material que los sueños” y Calderón nos dejó claro que “Los sueños, sueños son”.

6 comentarios:

  1. Como dijo Martin Luther King: "Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas"

    Desgraciada y afortunadamente aún tenemos el derecho a soñar, como dices tú, es algo que nadie nos puede quitar, y digo desgraciada porque a veces sólo son sueños que no sabemos si se harán realidad, pero mientras tengamos la capacidad de soñar creo que aún podremos vivir.
    Felicidades por este grandioso texto, es apasionante, es verídico y es confortante saber que aún hay personas que creen en los sueños y mejor aún que creen que es lo único que no nos pueden quitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme. Tanto a mí, como a cualquier loco/a, nos encanta que nos hagan caso.
      Gracias también por disfrutar tanto de las letras como yo.

      Eliminar
  2. Está muy bonito tu texto, felicitaciones y que tus metas se te cumplan. un abrazo.
    Gloria E. Franco.

    ResponderEliminar
  3. Leer cada texto tuyo me hace envolver en pensamientos, palabras que a veces quedan tan escondidas tú las haces libres y haces que veamos todo de una forma real, cruda, pero siempre con un objetivo y es el creer en nosotros mismos y no dejarnos llevar por palabrería que lo único que nos quitan son los sueños. Haces que tenga esperanza, después de leerte seguramente seguiré soñando, eso nadie me lo quitará! Me voy a rebelar y la culpa la tienes tú.

    ResponderEliminar
  4. Gracias infinitas por compartir mi locura. Creo que ahora soy más feliz que ayer y eso, sin duda, gracias a tus palabras.

    ResponderEliminar
  5. San!! Precioso. Segunda lloradera. Voy a por más. ;)

    ResponderEliminar