lunes, 17 de febrero de 2014

Indiferencia

Es curioso caminar por los largos y estrechos pasillos del submundo que ebulle ante nuestros ojos sin darnos cuenta de que, realmente, estamos rodeados de muertos. Muertos y muertas, de muerte.
Buscamos en las pupilas de las personas que nos cruzamos por azar un atisbo de vida, de humanidad, de empatía, de comprensión. Un rastro de un algo que nos haga sentir menos solos, menos aislados pero, en cambio, nos topamos con miradas frías, hieráticas y condescendientes de quienes han muerto y fingen seguir vivos por pura pereza de comunicarle al mundo que han muerto, como dice Millás: “para ahorrar el disgusto”.
Miramos al cielo y al identificar dos lunas en el firmamento buscamos a alguien que también las vea. A la que vuele. A alguien que juegue tan bien como tú a reírse del mundo y pisarlo a grandes zancadas de indiferencia viva y entrega máxima.
Es curioso caminar casi flotando por los largos y estrechos pasillos del mundo real cuando aceptas que la mayoría de seres humanos que pasan por tu lado son sólo sombras inertes o muertos que nos mienten al afirmar que están vivos como malos actores en medio de su peor interpretación. Los miras a los ojos, sonríes, te asomas a su abismo, les dices “adiós” con la mano abierta y saltas al siguiente precipicio con las mismas ganas con las que un niño sale al recreo después del comedor.
Es curioso volar a cien metros de distancia del suelo y contemplar con la mirada achinada que en cada esquina hay a dos o tres muertos hablando de banalidades y juzgando con murmullos pero que no saben que están muertos. Acechados por la ignorancia de quien no huele a la muerte, de quien no sabe que la muerte les llegó mientras parían, defecaban, comían o practicaban sexo. Murieron y la inconsciencia los desbordó hasta tal punto que viajan con nosotros en el metro pero no se dan cuenta del hedor y pestilencia que desprende su piel putrefacta. Su piel de muerto.

3 comentarios:

  1. Hay un no sé qué en este texto que me gusta mucho, muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se nota que me quieres, es como cuando tienes un hijo que ya puede ser el más feo del mundo pero para ti es la belleza personificada. Gracias, bicho.

      Eliminar
  2. Disculpa contradecir tu comentario, Sandy Lilian A. pero soy objetiva y digo lo que es cierto, te quiero, pero también puedo ver más allá de eso y soy consciente de la gran capacidad que tienes para escribir, dicho por mí y por muchas personas más. Gracias a ti por escribir, bicho.

    ResponderEliminar