viernes, 2 de mayo de 2014

Game Over

He jugado decenas de partidas y he perdido una vida tras otra en los juegos más insospechados como el amor, la amistad, los exámenes tipo test  y Mario Bros, pero, sin duda, la partida en la que más vida pierdo y en la que no consigo avanzar es en el juego del conformismo ante un gobierno cuyo rol es el de mandamás paternalista que vela por el utópico bienestar basado en las premisas equivocadas del bien colectivo y el sacrificio del Jefe o la presencia del liderazgo que requiere una nación tan potente como la que hoy dedicamos un minuto de silencio por un “Game Over” más. Señor Rajoy, me refiero a su Estado, al suyo y de todos pero que usted ha desvirtuado y violado con sus recortes mal trazados y sus falsas esperanzas de un paro de descenso. No se preocupe, le guardamos el secreto de que en realidad el paro “desciende” por los pésimos contratos por horas y la brevísima temporalidad que ayudan a su disminución adulterada cual cortina de humo en un acto de ocultismo con los mejores magos y charlatanes de la actualidad.
Y en este juego de “yo digo”, “yo afirmo” al que juegan nuestros dirigentes, se les ocurre dar datos escandalosos del paro el día de la semifinal de la Liga de Campeones porque claro, así los hongos y las tortugas siguen su trayectoria en medio del mundo en el que les tocó morir aplastados por el gemelo malvado de Luigi.
Y si estas noticias nos las dan en días señalados para que no le prestemos demasiada atención… ¿Qué nos irán a decir el día de la final de la Champions o el día del comienzo del Mundial de Fútbol? Es una constante expectativa tan previsible como cuando el asesino te persigue para matarte en una película de terror barata y sabes que te acabarás tropezando y cayendo al suelo justo antes de llegar al sitio en el que puedes salvar tu vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario